Descripción blog

Un lugar donde las palabras fluyen como el agua de una fuente,
donde los recuerdos cobran vida,
donde los sueños se hacen realidad.
Bienvenido a mi mundo.
Adela

sábado, 13 de noviembre de 2010

And I wonder if I ever cross your mind


Perdona si en sueños a mis labios se les escapa tu nombre.
Aunque cuenta con que entre las arrugas de las sábanas se pierda,
y se deslice hacia el abismo del olvido.
Mañana no pienso llevarte conmigo.

Me pregunto si encontraré mi nombre entre tus sábanas.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Before I go to sleep, I play all our scenes in my head and then let them go...forever


Y qué difícil era.
Mirar atrás, entre cientos de páginas de recuerdos y saber que ya no está.
Pero prefería pensar que había muerto (y tratar de convencerse de ello) antes que enfrentarse a la realidad de los hechos.
Buscó a tientas la caja de cigarrillos y el mechero sobre la mullida moqueta blanca. Sintió la intensidad de sus sentimientos ascendiendo peligrosamente por su garganta, tratando de escalar hasta sus ojos, pero justo cuando se sentía estallar, una bocanada de humo recorrió sus pulmones, relajándola.
Como cada día, nada más abrir aquel álbum lleno de escritos e instantáneas, volvió a cerrarlo.
Estaba claro que aquello no le hacía ningún bien.
Una vez más, acercó el tabaco a sus labios e inhaló. Conforme sus pensamientos se alejaban perdiéndose en los rincones de aquella habitación, todo parecía volverse más claro.

Sí, definitivamente sería mejor darlo por muerto.


miércoles, 3 de noviembre de 2010

RUN and don't ever look back


Corría, corría sin descanso, sin rumbo, ni siquiera se había parado a mirar atrás.
La espesa oscuridad de la noche se cernía sobre ella, lo cual reducía inminentemente su campo de visión. Los contornos difusos de los edificios y cuanto la rodeaba, eran su única guía en el camino. Su corazón latía desbocado bajo la piel sonrosada y sudorosa, al mismo ritmo que su respiración agitada, interrumpida cada vez con mayor frecuencia debido a la tos que le provocaba la asfixia.
De pronto comenzó a sentir como las piernas le fallaban, apoyándose inestablemente con cada paso en un suelo irregular que no facilitaba su huida y menos aún el intenso frío que agarrotaba sus músculos.
La impotencia y el miedo se sobreponían ahora al resto de los sentimientos ,y las lágrimas trazaban amplios surcos en sus mejillas, tiznándolas ligeramente con los restos del rímel que poco a poco se desprendía de sus pestañas.
Estaba sola.
Ya no quedaba nadie para ayudarla, todos se habían ido para siempre. Y sabía que pronto ella sucumbiría también, pero no perdía la fe, debía reunir fuerzas y seguir luchando mientras pudiera.
Poco a poco fue haciéndose consciente de su situación. Sola en el mundo. Fue entonces cuando la realidad de los hechos se hizo demasiado dura y sus fuerzas se desmoronaron, haciéndola tropezar y caer.
Sabía que era su fin, y su cuerpo bajo violentos temblores lo demostraba. Pero, ¿Qué sentido tenía seguir viviendo si ya nada le quedaba?
Ahora que sabía lo que le esperaba, no pensaba levantarse.