Descripción blog

Un lugar donde las palabras fluyen como el agua de una fuente,
donde los recuerdos cobran vida,
donde los sueños se hacen realidad.
Bienvenido a mi mundo.
Adela

martes, 3 de julio de 2012

Segunda carta a una ingenua - Insomnio


Ella era la única que sabía cómo robarme sueños de amaneceres a su lado. La única por la que el insomnio calaba en mis huesos como la escarcha cuando se hacían interminables los días sin ella. Lo habría dado todo por su pestañear resuelto y provocador, que me hacía sentirme sucio.
Cada una de mis terminaciones nerviosas eran conscientes de que la deseaba. Y me habría gustado poder explicarle que tenía una infinidad de te quieros a presión en la garganta, ahogados, silenciados por un remoto miedo a perderla. Por si aquel huracán de sentimientos devastaba todo posible rastro de cariño en ella, y este huyera a un lugar más seguro donde refugiarse, lejos de mí.
Me habría gustado hacerle saber que ahora el aire parecía enrarecido si no respiraba su aliento húmedo y cálido, a veces con un ligero regusto a menta. Su aliento me colocaba, me volvía adicto a ella.
Me habría gustado decirle, que se llevara este maldito insomnio y las tantísimas noches acogiendo a la nostalgia en mi cama en vez de a ella. Que ojalá estuviera aquí, haciendo realidad esos sueños de amaneceres a su lado.

2 comentarios:

Elise dijo...

Tan precioso como siempre. Haces magia con las palabras.

Un abrazo <3

Marina dijo...

Atragantarse con los te quiero es, probablemente, una de las peores cosas del mundo.
Te sigo desde ahora :)

¡Nos leemos!
Hasta que se hielen mis pies